Por @Serafiniano

 

Entre árboles verdes y coloridas flores en la vereda Mesitas (Tarqui – Huila), no solo brilla el sol que calienta el fresco paisaje, también las mentes del colectivo ´Defensores del medio ambiente´, un grupo de niños y niñas que genera consciencia con el arte.

De pincelada en pincelada Yeison Arley Castro Bermúdez, Eilen Sofía Rojas Caicedo, Javier Morales Claros, Dilán Mathias Suárez Ortíz, Camilo Andrés Cabrera Naveros, Mauren Sofía Joven Herrera, Juan José Ordoñez Muñoz, Deivi Stiven Pascuas Gómez, Oscar Mauricio Caicedo Chaux, Kevin Sneider Castro, Juan Diego Medina Claros, María José Caicedo Chaux, Davinson Caicedo Chaux, junto a sus maestros Sara Yenny Moya Medina y José Alape Gómez, han ido transformando su escuela, familias y vereda.  

 

Una idea que florece

 

Yeison Arley Castro Bermúdez y su progenitora Leidy Bermúdez durante exposición en Centro Cultural El Patio 

Lo que antes eran preocupaciones que los cuestionaban de camino a la sede de la Institución Educativa Ricabrisa, hoy es una lucha constante que desde hace tres años viene dando importantes frutos, tan significativos como los que sus padres obtienen de los cultivos que con esfuerzo plantan en estas tierras.

“Todo empezó con la idea de cuidar el medio ambiente, reciclamos tapas, botellas de vidrio y cartón”, nos explica Yeison Arley Castro Bermúdez en la sala de exposición de Centro Cultural El Patio en Neiva. Acompañado de su madre Leidy Bermúdez ha venido a presenciar una noche festiva en la que junto a sus compañeros son los protagonistas principales. Pero solo él logró llegar a la cita, la lluvia y las malas condiciones viales dificultaron que los demás infantes acudieran a la ovacionada exposición que trajo hasta la rutinaria urbe símbolos de identidad creados con residuos que antes contaminaban praderas y quebradas.

Nos refugiamos en la sala para dialogar, también, con la maestra Sara Yenny Moya Medina, quien junto al diseñador bogotano José Alape Gómez, viene liderando la idea del arte consciente a una hora de Tarqui, centro sur del departamento.

Pronto las palabras de la educadora huilense nos transportan al mismísimo paisaje de la sede Mesitas de la Institución Educativa Ricabrisa.

“El clima es fresco, tiene una temperatura muy deliciosa. La población es campesina y trabaja en cultivos de café, uva, maracuyá, lulo”, menciona como degustando cada palabra.

Seguidamente, sale a flote ese sentido crítico-constructivo que la ha caracteriza en el proceso artístico, para narrar el contexto difícil en el que los ´Defensores del medio ambiente´ libran su batalla: “son niños de bajos recursos conocedores de su territorio, que suelen caminar largos trayectos para acudir a la escuela cuando sus padres no pueden transportarlos en motocicletas, y ante la carencia de transporte escolar.

Todo fue tomando vida. De las ideas fluyeron las actividades artísticas sencillas, el gusto por el color, las texturas, las formas y el compromiso con mejorar cada día las técnicas y llevar a feliz término las obras. “El hecho de conocer cosas nuevas para ellos ha sido una de las experiencias más enriquecedoras”, precisa la profe Sara.

 

Por el patrimonio ambiental y cultural

Maestra Sara Yenny Moya Medina líder de ´Defensores del medio ambiente´

La águila icónica de la cultura sanagustiniana que vestida de colores cuelga de la pared en el salón de El Patio, lleva sobre sus alas un cumulo de experiencias. Yeison recuerda -con ayuda de su madre y dejando a un lado la timidez con cada palabra- que elaborar obras a partir de las estatuas de San Agustín, fue una decisión colectiva ante la curiosidad que generó en el salón la historia que les contó la profe Sara sobre esta cultura. Una estrategia novedosa que les permite aportar a las raíces locales.

“La idea de las esculturas de San Agustín surgió desde el primer año del proyecto – manifiesta la educadora-, cuando empezamos a ver un poco de historia y cultura de San Agustín. Siempre les ha llamado mucho la atención conocer el Parque Arqueológico, y ese es uno de los proyectos que tenemos a largo plazo; llevarlos a conocer el contexto e incentivar en ellos la memoria histórica, la cultura y el patrimonio cultural, que hoy en día se ha perdido tanto en niños y jóvenes” .

Es una noche inolvidable y una experiencia bonita para Yeison, su madre Leidy Bermúdez lo sabe más que nadie, lo puede sentir. Ha sido ella junto a su esposo Emilson Castro, al igual que los padres de familia del colectivo ambiental, apoyos significativos para esta experiencia.

“El arte es algo que me parece muy bonito y muy importante. Yo me identifico con el arte, me encanta. A mí también me gustan mucho las manualidades, yo le doy mucho apoyo a él porque todo lo que están haciendo está bien. Los aliento a que sigan, están cuidando el medio ambiente y haciendo algo bonito”, afirma la joven madre.

Y es que la concientización de las familias en Mesitas es una labor esencial que los maestros Sara y José han venido liderando. “El proceso con los padres de familia no fue fácil por el tiempo limitado que tienen para llegar a la escuela, pero a través de charlas, conversatorios, actividades de reciclaje se han comprometido. “Empezamos a recolectar todas las tapitas, cualquier cosita reutilizable, se volvió un tema familiar”, reconoce la madre de Yeison.

 

En ONDAS

En 2020 llegaron a ONDAS como Grupo de investigación ´Club Defensor del Medio Ambiente´ con el proyecto denominado “Manejo de Residuos Sólidos en la Vereda Mesitas: Arte y Reciclaje.

“Fue una de las experiencias que nos trajo a donde estamos hoy. Nosotros habíamos hecho muchas actividades artísticas, pero no teníamos nada plasmado a nivel de investigación. Entonces conocí ONDAS, miré la convocatoria, requisitos, y junto a mi esposo José Alape y el asesor de Onda nos pusimos a escribir. Pasamos y ahí empezó todo el proceso de exponer”, detalla la licenciada en Artística.

Llegaría la pandemia y el reto de trabajar en casa. Para afrontarlo, el equipo docente organizó guías para los niños, el paso a paso detallado que sumado al interés de cada uno por crear y generar consciencia ambiental, se consolidó en piezas de arte que también narran la vereda con sus pollitos, vacas, ovejas.

 

Una idea inagotable

En Mesitas los defensores del medio ambiente cada día son más, van desde los 5 años a la edad adulta, están en la escuela y en las parcelas agrícolas. La consciencia ambiental está presente en las diversas labores que desarrollan buena parte de sus habitantes. Los jardines florecen con los residuos biodegradables y las obras de arte nacen con elementos reutilizables que alguien en el hogar atino a rescatar de la basura.

La pericia en la escritura desarrollada por la motricidad fina es evidente ante los ojos de la profesora Sara Yenny Moya, cuando aprecia la letra en los cuadernos y las finas formas que dan los estudiantes a las obras.

En esta vereda de Tarqui (Huila), al sur de Colombia, el fresco paisaje colorea las mejillas de los niños y niñas que, a su vez, dan vida a la cultura ambiental a través del arte de pintar consciencias. Una experiencia bonita.

Explora galería fotográfica: